16 años después del colegio, (casi) nunca necesité las matemáticas

16 años después del colegio, (casi) nunca necesité las matemáticas

Cuando estás en el colegio, te presionan constantemente para que aprendas aquello «fundamental para la vida», y que será indispensable en tus años por venir. Pero si eres como yo y nunca las disfrutaste, o te frustraste con ellas, puede que te consueles pensando que algún día las vas a usar.

Pues déjame contarte un secreto: jamás he usado la mayoría de ellas.

He tenido muy buenos empleos y emprendimientos, y lo poco que he tenido que calcular, lo he encontrado en segundos en Google. De hecho, creo que en los colegios deberían enseñar a googlear.

Me considero una persona autodidacta, porque mis estudios formales terminaron en el colegio. Pero la motivación de programar la tengo desde niño, y en mi época escolar no existía tanta información ni tantas opciones para aprender online.

Aunque no lo creas, al menos 15 de las personas más influyentes en tecnología no estudiaron en la universidad, entre ellas: los creadores de Disney, Apple, Microsoft, Facebook, Tesla, SpaceX, Oracle, Quake y Doom.

La razón más común es que la informática suele ser más sobre lógica que sobre fórmulas, y aunque la palabra algoritmo puede sonar a álgebra, la verdad es que no tienen tanto que ver.

Pero ¿qué es un algoritmo realmente?

Se define como un «conjunto de operaciones que permite hallar la solución de un problema».

Podríamos pensar en esto como una receta de cocina; solo que también tendríamos que detallar cómo se obtienen los huevos y la harina, antes de llegar a usarlos. Para crear una nueva receta, tendrás que pasar por el proceso de prueba y error hasta encontrar el sabor adecuado.

Pero a diferencia de un plato de comida un software depende de muchísimos factores externos, ya que una gran parte de su funcionalidad se obtiene de componentes hechos por otras personas o empresas, y para usarlos tienes que leer su documentación.

Si estás creando un sistema que lea la temperatura de las personas que pasan frente a una cámara, no vas a programar el algoritmo de reconocimiento facial tú mismo, sino que usarás alguno que encuentres en internet.

Medidor multi-persona de temperatura en Parque Arauco

Pero en muchos casos, la documentación de los componentes que necesitas es muy mala, o no tiene ejemplos que sirvan a tus necesidades. O peor aún: fueron abandonados por sus creadores, por lo que ni siquiera tienen soporte o dónde pedir ayuda.

La informática es una ciencia impredecible

Puedes pensar que la informática es una serie de fórmulas y conocimiento exacto, que al aplicarlo se resuelven los problemas de forma predecible. Pero eso no puede estar más lejos de la realidad.

La realidad es que el día a día de un programador consiste en formular una hipótesis sobre cómo solucionar un problema, y probar 40 formas distintas de que funcione. A veces logras que una parte lo haga, pero te falta la otra, y cuando logras que esa funcione entonces algo le pasó a la primera.

Luego consigues que ambas funcionen, pero no de forma óptima, y no puedes entregarlo así.

Entonces ¿por qué seguimos programando?

Porque programar es muy satisfactorio. (Y pagan muy bien).

Cuando logro que un programa funcione, lo veo una y otra vez admirando mi obra. Al menos cuando se trata de algo complejo. Verlo funcionando me produce un nivel de satisfacción gigante y eso me hace feliz. Pienso en que «ayer ni siquiera entendía cómo hacer tal funcionalidad», o por qué no lograba que funcione, y siento que crecí.

De hecho uno de los mayores miedos de crear un programa es que «se caiga», o que en algún momento del futuro éste deje de funcionar porque no tuviste visión a largo plazo, o por factores externos que no pudiste controlar. Por eso se debe pensar siempre en escalabilidad, para que el paso del tiempo no afecte su vida útil.

Pero nada de esto requiere matemáticas

Si tuviera que recomendarle a mis hijos una materia importante del colegio, sería el inglés.

Conozco muchísimas personas que no manejan el inglés y les han cerrado muchas puertas, tanto laborales como personales. Es infinitamente más importante que las matemáticas y casi cualquier otra materia del colegio, porque aprenderlo después te va a costar mucho.

También deberías preocuparte de aprender castellano, con su correcta ortografía y gramática. Pero eso ya es harina de otro costal.

Lo cierto es que el «pack» de materias que enseñan en los colegios, no le gusta ni a los emprendedores de Silicon Valley, que suelen ser personas muy inteligentes. Ya mencioné anteriormente que muchos de los grandes se saltaron la universidad.

En USA existen colegios donde enseñan innovación y tecnología como uno de sus fuertes, con tan buenos resultados que incluso personalidades como Mark Zuckerberg, creador de Facebook, han quedado impresionados con sus proyectos.

Mark Zuckerberg, creador de Facebook

En 2007, Sir Ken Robinson (coronado por la realiza británica por su importante legado), dio una charla TED sobre cómo las escuelas matan la creatividad.

Aquí está su charla doblada al español. Va cambiar tu forma de ver la educación:

Si lo prefieres, puedes ver la charla original en inglés. Lamentablemente falleció de cáncer el año pasado.

Conclusión

Ya sea que estés en el colegio actualmente, o tengas hijos pequeños próximos a entrar o salir de éste, hay muchos factores a tomar en cuenta que sin duda afectarán el resto de tu vida.

No dejes que «el sistema» se imponga a tu desarrollo personal.

1 Comment

  1. Víctor

    Buen artículo y comparto varias de las ideas. Creo que la educación formal no lo es todo y que ser autodidacta ayuda mucho en una profesión que cambia constantemente y en forma acelerada. En mi caso, recomiendo de todas formas seguir una educación formal si es posible, pero al mismo tiempo no quedarse solo con eso, sino que usarlo como base para conocer el «estado del arte», pero siempre ir más allá y cuestionar o perfeccionar esos conocimientos. Ser autodidacta es una habilidad que se tiene que fomentar si o sí! Ahora, respecto a las matemáticas, en mi opinión son un gran aporte. Resolver problemas matemáticos usando teoremas, aprendiendo sacar el mejor provecho de cada regla, te ayuda a construir mejores algoritmos. Y para cerrar, sí, no dejes que «el sistema» se imponga a tu desarrollo personal!

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 Comment

  1. Víctor

    Buen artículo y comparto varias de las ideas. Creo que la educación formal no lo es todo y que ser autodidacta ayuda mucho en una profesión que cambia constantemente y en forma acelerada. En mi caso, recomiendo de todas formas seguir una educación formal si es posible, pero al mismo tiempo no quedarse solo con eso, sino que usarlo como base para conocer el «estado del arte», pero siempre ir más allá y cuestionar o perfeccionar esos conocimientos. Ser autodidacta es una habilidad que se tiene que fomentar si o sí! Ahora, respecto a las matemáticas, en mi opinión son un gran aporte. Resolver problemas matemáticos usando teoremas, aprendiendo sacar el mejor provecho de cada regla, te ayuda a construir mejores algoritmos. Y para cerrar, sí, no dejes que «el sistema» se imponga a tu desarrollo personal!

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *